.

.

El trabajo es el proceso que invade todo el ser del hombre y constituye su carácter específico. Solo el pensamiento que ha revelado que en el trabajo ocurre algo esencial al hombre y a su ser, que ha descubierto la íntima y necesaria conexión entre dos cuestiones “que es el trabajo” y “quien es el hombre”, pudo iniciar una investigación científica del trabajo en todas sus formas y manifestaciones, así como la realidad humana en todas sus formas y manifestaciones” (Karel Kosik, 1967: 217)

Quienes Somos

Hernán M. Palermo - Nuria Giniger - Susana Presta - Cynthia Rivero - Juan Gouarnalusse - Florencia Intrieri - Julia Soul- Verónica Vogelmann- Lorena Capogrossi - Karina Ciolli - Carlos León Salazar - Lucía Danser - Sara Cufre

PUBLICACIONES

lunes, 26 de septiembre de 2016

La construcción social de la(s) masculinidad(es). Un análisis etnográfico acerca del universo laboral de los trabajadores petroleros


Por Hernán M. Palermo 

La categoría nativa de ypefeano como constructo abierto, dinámico y ambiguo sintetizaba un modo de identificación, un nosotros fruto de un proceso histórico en el que se conjugaron relaciones de poder -asimétricas- entre empresa y trabajadores, resignificaciones, apropiaciones y resistencias. Los ypefeanos conformaban una fuerza de trabajo arraigada al territorio por medio de políticas empresarias, constituyendo una fuerte identificación con los intereses de la empresa. Con la privatización, tal identificación fue adquiriendo otro matiz. En el nuevo escenario emergió un nosotros diferente acorde a una industria petrolera fragmentada en términos empresariales como producto de la tercerización: los petroleros. En este contexto, este artículo analiza las formas en que los trabajadores del oro negro de la Ciudad de Comodoro Rivadavia representan el género a partir del lugar que ocupan en el proceso de cooperación capitalista. En las entrevistas con los trabajadores del oro negro emergen concepciones acerca de su propio trabajo que consagran, en términos simbólicos, un orden en el que se entrelaza saberes técnicos requeridos para el lugar que se ocupa en el proceso de cooperación, con formas de producción de masculinidad. De tal modo, se configura una representación profundamente androcéntrica del trabajo moldeada a partir de la asimilación de los códigos de una determinada disciplina fabril.