.

.

El trabajo es el proceso que invade todo el ser del hombre y constituye su carácter específico. Solo el pensamiento que ha revelado que en el trabajo ocurre algo esencial al hombre y a su ser, que ha descubierto la íntima y necesaria conexión entre dos cuestiones “que es el trabajo” y “quien es el hombre”, pudo iniciar una investigación científica del trabajo en todas sus formas y manifestaciones, así como la realidad humana en todas sus formas y manifestaciones” (Karel Kosik, 1967: 217)

Quienes Somos

Hernán M. Palermo - Nuria Giniger - Susana Presta - Cynthia Rivero - Juan Gouarnalusse - Florencia Intrieri - Julia Soul- Verónica Vogelmann- Lorena Capogrossi - Karina Ciolli - Carlos León Salazar - Lucía Danser - Sara Cufre

PUBLICACIONES

sábado, 11 de agosto de 2018

Masculinidades en la industria del software en Argentina

Por Hernán M. Palermo


En el año 2017 iniciamos una investigación en empresas de procesos productivos vinculados con el software en Argentina. Algunos autores sostienen que las formas organizativas de trabajo caracterizadas como toyotistas o posfordistas encuentran su más acabada expresión en la industria del software. En este sentido, se postula la idea de una sociedad posindustrial a raíz de las tecnologías digitales. Otros, en cambio, plantean que nos encontramos inmersos en una nueva etapa denominada «capitalismo informacional». En el marco de esta industria, nuestro propósito para este artículo es indagar en las formas de construcción de un perfil de trabajador, retomando la premisa de que las políticas empresarias dinamizan nociones que configuran posiciones de género. En tal sentido, pretendemos desentrañar y problematizar la significación alrededor de las nociones de género en la industria del software, para comprender las estrategias de poder que se despliegan en estos espacios de trabajo donde las empresas son actores activos en la construcción de una hegemonía empresaria. Específicamente, nos interesa abordar la particular noción de masculinidad que se construye, dado que se trata de un trabajo en el que no hace falta el esfuerzo físico, la resistencia, la fortaleza, tal como sucede en otras actividades. Por el contrario, predomina una «cultura joven» siempre renovada y por momentos infantilizada. La vinculación profunda con la tecnología demanda «jóvenes talentosos», entendiendo que la idea de joven no se ancla unívocamente en la edad vital de un trabajador. En tal sentido, hallamos que en la industria de software no solo operan nociones no tradicionales acerca de la masculinidad, sino que podemos afirmar que la consolidación de una particular disciplina fabril fortalece una masculinidad no hegemónica, acorde a las necesidades del proceso de trabajo. Nuestra propuesta, en cierta forma rara avis, es situar la mirada en los trabajadores hombres en la industria del software y analizar la relación entre masculinidad y disciplina fabril.



No hay comentarios: